El cuidado de tus joyas.


Consejos para cuidar tus joyas.

 Nos encanta tener nuestras joyas relucientes y brillantes, como el primer dia. Para mantener tus anillos, pulsera, colgantes en las mejores condiciones, tu sugerimos tomar las siguientes precauciones. 

CADA MOMENTO, TIENE SU JOYA.

El uso diario es el principal responsable del desgate que sufren tus joyas. Recomendamos hacer un uso apropiado para cada ocasión.

JUNTAS, PERO NO REVUELTAS..

Para evitar que se rayen, aconsejamos guardarlas aparte, sin que entren en contacto con otras joyas. Comentar que tanto la plata como el oro son materiales preciosos blandos.

SU LIMPIEZA DEBE SER SUAVE.

Recomendamos limpiar nuestra joyas con jabón neutro, cepillo suave y agua tibia. Aclarar con abundante agua y secar con un papel muy suave. tendréis la pieza como nueva. Para otro tipo de limpieza o solución de desperfectos que pueda tener aconsejamos enviarla a un taller profesional como el nuestro.

Otras consideraciones a tener en cuenta, es la oxidación en contacto con el aire,  que sufren el oro y en especial mención la plata. A tener en cuenta también, la acción del PH de la piel en el oro y sobretodo en la plata. El oro adopta un tono rojizo  y la plata un tono amarillento ennegrecido. Aconsejamos limpiar con una gamuza no abrasiva especial para joyas.

 

DIAMANTES Y OTRA GEMAS.

Evitar golpes sobre superficies duras y cambios de temperatura extremos. Los diamantes, al contrario de otras gemas, no se rayan, pero si pueden romperse. Las gemas pueden presentar características que las hacen únicas e irrepetibles. Esas variaciones e inclusiones las convierten en exclusivas.

Las joyas con gemas, así como las perlas cultivadas, nácar, de origen orgánico, son especialmente sensibles a todos los productos químicos( perfumes, cloro, lacas,...), por tanto, en la medida de lo posible evitar su contacto.

JOYAS CON CUERO O PIEL

Recomendamos evitar, bañarse y ducharse con joyas con compuestas con materiales de cuero y piel.